Propiedad Horizontal. Utilización de zonas comunes.

La mera tolerancia de los vecinos no equivale al consentimiento

Doña Emilia, dueña de un local de negocio dentro de una comunidad de propietarios, llevaba años utilizando jardines y zonas comunes para aparcar y efectuar carga y descarga frente a la puerta del citado local.
Tiempo después, los vecinos, reunidos en Junta, acuerdan por mayoría que se prohíba aparcar y/o descargar tanto en jardines como en accesos del edificio.
Doña Emilia solicita ante el juzgado la impugnación de dicho acuerdo, alegando que ya venía realizando estas acciones tiempo atrás y que había sido siempre tolerado por los vecinos, aduciendo a su vez que el acuerdo en contra de esta costumbre venía a conculcar la Doctrina de los Actos Propios.
En apelación la Audiencia Provincial desestima la solicitud de Doña Emilia, lo que viene a ratificar el Alto Tribunal en la sentencia que aquí comentamos.
Los magistrados entienden que la mera tolerancia no equivale al consentimiento de la Junta, soberana para decidir, por mayoría estatutaria oportuna, sobre el destino de sus zonas comunes. Igualmente, afirman que la Doctrina de los Actos Propios nada tiene que ver con este caso, pues el no pronunciarse sobre un hecho no implica, durante su tolerancia, que el que lo soporta esté de acuerdo.
Comentarios a la Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de Febrero de 2012 en materia de Propiedad Horizontal. Ponente: D. Juan Antonio Xiol Ríos.

, , , ,